Publicado el Deja un comentario

¿QUÉ NECESITA UN DOCENTE PARA DAR UNA CLASE BILINGÜE?

En un periodo de tiempo relativamente corto, la enseñanza bilingüe se está instalando en  muchos colegios e institutos de España. Lo primero que hay que dejar claro es que este modelo educativo no tiene como objetivo educar alumnos capaces de hablar dos idiomas a la vez como si fuesen nativos. Dicho esto

cursos

¿Qué es la enseñanza bilingüe?

Dotar al alumno de herramientas para manejarse a un alto nivel en la segunda lengua.

¿En qué consiste una clase?

En dar 2 clases en 1: la de la asignatura que se imparte y la del segundo idioma que se quiere enseñar

¿Y la formación del profesorado?

La formación y la motivación del docente es la base de este modelo de educación. Los docentes tienen que ser:

1. Expertos en su asignatura

2. Expertos en la segunda lengua

3. Expertos en metodologías para enseñar ambas

¿Qué es lo que se  exige para dar clase en un centro bilingüe? 

  • En cuanto al dominio de idioma. Es habitual un B2 pero algunas comunidades autónomas ya piden un C1.  Los expertos difieren en cuanto al nivel exigido pues  consideran que algunos docentes con un B2 creen y confían en sus propias capacidades y otros  con un C1 tienen miedo y les resulta más complicado. 
  • En cuanto a la  formación metológica para saber transmitir los contenidos en ese segundo idioma,  la gran mayoría de las CCAA no exigen nada específico pero otras sí recomiendan  formación en este aspecto.

Posiblemente sea en este último punto donde más carencias se detectan, puesto que desde sus inicios en el nivel lingüístico  ha recaído la principal atención. 

Si el proceso de enseñanza-aprendizaje ya resulta complejo, cuando se lleva a cabo en una lengua extranjera todavía se complica más. Es necesario, un cambio metodológico en el que el alumno asuma un papel protagonista. Para ello, no existe una fórmula mágica, aunque sí  hay algunos métodos como el  enfoque europeo de enseñanza bilingüe o el de inmersión en Canadá.  La finalidad es proporcionar a los docentes una “caja de herramientas y metodologías” para integrar la lengua y los contenidos en una misma clase. 

Respecto a la oferta formativa para el profesorado bilingüe es muy amplia, tanto para los que están en activo como para los que se encuentran estudiando. Por tanto, no es problema de opciones formativas sino de tiempo.  El peso de la formación está recayendo en los docentes, cuando deciden hacerse bilingües, les exigen la acreditación lingüística y ya está. A partir de ese momento, cada uno tendrá que marcarse su itinerario formativo. El problema está en que este sistema educativo está creciendo muy rápido y los recursos resultan insuficientes. Elena Serrano, profesora de la  UNIR asegura que los docentes están muy interesados en formarse e invierten mucho tiempo personal en ello. Sería necesario estudiar la forma de poder acceder a la formación e investigación dentro de su jornada laboral.

De todo lo señalado anteriormente podríamos extraer tres importantes necesidades: Dar más espacio a la formación, potenciar la metodología y sentar unas bases de coordinación entre las distintas comunidades autónomas para establecer unos ámbitos de formación. 

-Equipo de formación 4maT-

Referencia: ¿Qué debe saber un profesor para dar una clase bilingüe? Con tener un buen nivel de inglés no basta.Bárbara Sánchez. El país. 20 de marzo 2019. Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *